Oui, je veux (I)


Tía Manola entró en la habitación con el vestido sobre los brazos, como si de una ofrenda a los dioses se tratara. Juliette, con los rulos calientes aún en su cabello y tan sólo vestida con un conjunto de seda blanco de camisón y bata, acarició la tela, apenas con la yema de sus dedos, como con miedo a encontrarse en un sueño, efímero, y que, al contacto, fuese a desaparecer. Aquel era el resultado de largas tardes en el comedor, mientras tomaban té y pastas, hojeando cientos de revistas nupciales hasta encontrar el modelo adecuado: un vestido de cuello redondo, liso y de manga francesa; tardes de pruebas, dudas y llantos y noches interminables en vela de la modista. 
Juliette se miró al espejo, mientras le colocaban los guantes. El olor de las flores frescas que llevaba en un moño en lo alto de la cabeza la embriagó. Giró sobre sí misma. Quizá no fuera el último modelo de París, ni hubiese sido creado en una alta boutique; no estaba bordado en hilos de oro y plata; ni lo adornaban brillantes alhajas. Pero pudiera haber sido el vestido de novia de una de aquellas mujeres procedentes de la alta sociedad madrileña, clientas de su tía.
Su madre la entregó su ramo. Nardos blancos. 
-Te está esperando -dijo.
Algo prestado, algo nuevo y algo azul. Una regla atemporal que perdura en el tiempo y en el ámbito nupcial, independientemente del estilo del evento o del de la propia novia. Incluso, a las rupturas del protocolo establecido, a las que también ha sucumbido, recientemente la it girl Olivia Palermo. 
El outfit, un vestido compuesto por camiseta de algodón y manga larga y falda de cuero en blanco, (mi algo nuevo); unos zapatos de raso azul cobalto y unos pendientes de oro, que pertenecen a mi madre (algo prestado). Como toque personal, un anillo de oro rosado colgado de una cadena a modo de colgante.
El maquillaje, un smokey en tonos marrones, que acentúa la mirada. 
                      
                


                                                    

 





Vestido/Dress: Zara TRF (s/s 2014)
Anillo/Ring: Line argent. 


6 comentarios:

  1. Me encantan tus relatos y el vestido una monada, pero los zapatoooos!!! Dios son una monadaaaa!! Manolos? O calcos?.

    ResponderEliminar
  2. Omg so cute!! I just found your blog, do your pics relate to the stories?? If so, congrats! because thats the most original thing ive even seen in a fashion blog!

    Thank you for your lovely comment!

    Facebook / Instagram /Twitter / Chicisimo / Bloglovin

    - Hannah's Heels

    ResponderEliminar
  3. Falta la historia de quien te consiguió el vestido jaja. El relato es muy bueno...porque conozco a tu madre y porque Curra es soltera...sino diría que eres un calco de ella en jovencita....abogadas, aficionadas a la moda y escritoras estupendas. Un besin

    ResponderEliminar
  4. Estás preciosa y la historia es una delicia.
    Da gusto verte y leerte.
    Omaira, mil gracias por la comparación, es todo un honor.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Patricia que bonito look, la falda es preciosa y los apatos ideales. Es verdad que escribes de maravilla eres como Curra en jovencilla jajaja
    Un besazo
    Gema
    http://brujuladeestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Que linda estás!! Y esos zapatos son tan Carrie!! La foto del anillo está genial y es superromántica. Preciosa! Bss

    ResponderEliminar

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total